martes, 25 de noviembre de 2014

CARTA DE UNA MAESTRA


Soy maestra de educación infantil y el pasado mes, mientras escuchábamos atónitos como una cadena de errores del Ministerio de Sanidad podría haber terminado con vidas humanas y además sufríamos las declaraciones del Consejero de Sanidad, no pude evitar pensar que probablemente, grupos de profesionales de la sanidad, aconsejaron tomar otras medidas, pero las personas responsables no escucharon.

Reflexionaba sobre esto porque desde hace años profesionales de educación infantil veníamos advirtiendo del riesgo que corren la Escuelas Infantiles y Casa de Niños de la Comunidad de Madrid. Esta red de centros que fue un modelo a seguir en otros países, desde el decreto de mínimos de 2008 ha ido sufriendo un declive manifiesto, y cuando las personas concienciadas con una educación de calidad han ido a entrevistarse con las responsables de la Consejería de Educación, lo que han recibido es prepotencia y desprecio.

Para la Comunidad de Madrid, todo lo que no sea un negocio es despreciable, parece ser que la educación que reciban las personas en los primeros años de la vida solo les importa si eso les beneficia económicamente; pero se están equivocando, mucho, si no ofrecen una educación de calidad que ayude a un desarrollo integral de los niños y niñas, porque la sociedad les pasará factura.

Espero que pronto la Escuela Infantil vuelva a ser un lugar donde los niños y niñas, puedan vivir experiencias lúdicas que les ayuden a crecer ,donde los espacios estén adaptados a sus necesidades, donde se les pueda atender de forma individualizada porque la ratio lo permita, un lugar donde los profesionales estén mejor pagados y donde a las familias puedan participar; pero para eso, es necesario que los prepotentes que no saben escuchar se vayan, que echemos a los que solo saben ver un negocio en la educación y cuando se vayan, ojalá que vengan otras personas receptivas que crean en lo público, que escuchen lo que tienen que decirles las personas que llevan años luchando por una educación de calidad, sobretodo eso, que escuchen porque las generaciones del futuro dependen de ello.


Isabel Barbero

1 comentario:

JUNTA DE PORTAVOCES dijo...

QUE RAZÓN TIENES COMPAÑERA!!!!!!