domingo, 12 de febrero de 2017

EL APRENDIZAJE DE IDIOMAS O EL INGLES POR UN TUBO

Afirmamos que estamos de acuerdo con que aprender un segundo y un tercer idioma por lo menos, es lo deseable para toda la ciudadania. Saber idiomas nos hace mas  permeables al conocimiento de otras culturas, mejora nuestras relaciones sociales con ciudadanos de otros países, cuando viajamos fuera del país disfrutamos más de lo nuevo, nos enteramos de lo pasa, podemos leer los periódicos locales, hablar con la gente, además saber idiomas nos da más oportunidades de trabajo, mejores empleos etc, etc.
Todo eso es cierto pero ¿da igual la edad a la que este aprendizaje comience? ¿hay que tener en cuenta el contexto, si este es bilingüe o no? ¿se ha de mirar como se se hace? ¿tiene que ser impuesto? ¿ o por el contrario  se debe garantizar hacerlo en las mejores condiciones de calidad y en el momento oportuno? Nosotros creemos que sí, el aprendizaje de una segunda o tercera lengua tiene que servir para enriquecer a la persona, hacerla más capaz y competente en la comunicación, pero sin que ello vaya en detrimento de otros conocimientos ni de su desarrollo global.
Por que creemos que lo anterior es cierto no estamos de acuerdo en el planteamiento actual del "bilingüismo" en  la Educación Infantil, ni el 3-6 propuesta de la Comunidad de Madrid ni en el 0-3 propuesta del Ayuntamiento de Madrid para sus Escuelas Infantiles.
Nuestras razones, no vivimos en un contexto bilingüe, esto significa que lo importante para las niñas y los niños de la CM no es un segundo idioma (Inglés para más señas) que nada tiene que ver con su familia, amigos o entorno físico en el que juega y vive. En los primeros años de la vida cuando han de adquirir el idioma materno, hablar, comunicarse, pensar, entender el mundo que les rodea, avanzar en su proceso de socialización y establecer vínculos emocionales con los otros, lo importante, lo significativo para ellos ha de ser su desarrollo, un desarrollo que ha de ser harmónico y global, la posibilidad de vivir una infancia plena sin presiones que le sometan a la adquisición de conocimientos que no le son propios de la edad, madurez y contexto, en estos primeros años empeñarse en que los niños y niñas aprendan un segundo idioma puede crear más problemas que ventajas.
Todos los países de nuestro entorno, no introducen el segundo idioma hasta la Educación Primaria a los 6 ó 7 años y los jóvenes europeos hablan con fluidez varios idiomas ¿por que? pues por que lo importante es una buena enseñanza de las lenguas y no el que comiencen a los 0,1,2 años cuando no tienen un contexto bilingüe.
Es un tópico que desmota cualquier investigador experto en lenguaje que lo que se aprende de pequeño no se olvida, el conocimiento de la lengua interacciona con otros aprendizajes. En definitiva si no hay garantía y no la hay de que, introducir el Ingles en los primeros años en contextos no bilingües tenga ninguna ventaja para los niños y sí desventajas ( quita tiempo y estímulos para aprendizajes que le son propios de la edad), las autoridades de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento deberían seguir las recomendaciones  de los expertos y de la UNESCO de facilitar a los niños y niñas en estas edades tempranas, la mayor calidad posible en su desarrollo que pasa por el respeto a sus ritmos, ofrecerles entornos ricos y estimulantes, los mejores espacios y los profesionales mejor preparados.Esto y no adelantar aprendizajes para los que aún no tienen madurez es lo que hará de los niños seres competentes, felices  y evitara problemas de aprendizaje posteriores.